Reseña Historica



PARROQUIA LA SANTA CRUZ, COLONIA TARA

Las Lotificaciones suelen dejar un predio para la construcción de la Iglesia y las áreas verdes. Los vecinos de las comunidades de la Tara, Zorzales, Colvisula, a iniciativa del padre Cruz Ripa, sacerdote de la orden de los claretianos, comenzaron la construcción del templo que luego se llamaría La Santa Cruz. La primera directiva pro-construcción del Templo fue integrada por integrada por las siguientes personas: La Sra. Olga de Page, Sr. Mario Gonzáles, Sra. Suyapa Urquia, Sra. Enoe de Zelaya, Sra. Gladis de Cáceres, Sra. Martha de Caballero, Sra. Betty de López, Sra. Lesbia de Chinchilla, Sra. Ligia de Discua , Sra. Junia de Venegas, Sra. Gladis de Figueroa siendo el coordinador el Padre Cruz Ripa (Q.D.D.G). La Primera Piedra del Templo fue colocada a finales del año 1984 por Monseñor Jaime Brufau quien al hacer la bendición dijo “Si hay algo que me alegra mucho son estas primeras piedras del Padre Ripa, porque muy rápido estamos bendiciendo el templo terminado”. Para recolectar fondos para la construcción del templo se hicieron varias actividades tales como ventas de comidas, bingos, rifas, etc… el padre Ripa por su lado conseguía donaciones de materiales para comenzar la construcción, la cual se inició en agosto de 1983.

Ayudo en el diseño el Arquitecto Torres, vecino de la colonia Tara, los vecinos de la comunidad pagaban una mensualidad para pagar las bancas, la familia Irías dono el piso de la Iglesia y la construcción completa de lo que hoy es el centro parroquial. El Sagrario y los vitrales fueron traídos de España. Los cuadros fueron pintados por el conocido pintor hondureño Jaime Salinas. El Templo de La Santa Cruz se inauguró el día 9 de junio de 1985 con solemne misa a las 9:30 a.m., a la cual asistieron autoridades eclesiásticas entre ellos Monseñor Jaime Brufáu, Obispo de San Pedro Sula; el ahora Cardenal Monseñor Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, autoridades civiles, periodistas y miembros de la comunidad. Nuestra Iglesia pertenecía a la Parroquia La Guadalupe, la cual administraban sacerdotes claretianos, pero el área de la parroquia era extensa y los pocos sacerdotes no se daban abasto. Aunque se tenía la estructura física, se carecía de sacerdote. Vecinos de la comunidad se las ingeniaban para conseguir sacerdote de manera que siempre hubiese celebración de la misa dominical. En 1992 Monseñor Brufáu vio la necesidad de una mayor y mejor evangelización, así como un mejor acercamiento de los vecinos y una mayor comunión en la Iglesia por lo que trajo misioneros de diferentes congregaciones y fue así como nació la Misión. Se formaron comunidades familiares en las diferentes colonias, las cuales fueron de gran apoyo para los sacerdotes.

La Legión de María de manera informal se encargó de evangelizar y sobre todo de catequizar los pequeños. Doña Aminta fue la primera con formación de catequista que comenzó a preparar los niños para que realizasen los sacramentos. Hoy en día Doña Aminta es la Coordinadora de la catequesis para Adultos del Sector Santa Cruz. Los primeros sacerdotes que coordinaron el trabajo pastoral de la Iglesia Santa Cruz, fueron los padres Cruz Ripa y Luciano Baín. En 1997 a iniciativa de Monseñor Ángel Garachana, envían a la Iglesia La Santa Cruz a dos sacerdotes colombianos de la Asociación Siervos Del Espíritu Santo, el Padre Jaime León García Restrepo y el Padre Gildardo Trejo, a los cuales les fue entregada la comunidad como vicaria el domingo 22 de febrero de 1997, que después de un año paso a ser parroquia, el 20 de febrero de 1998. Han sido vicarios de la parroquia, el P. William Vasquez, El P. Josedivier Pineda Aros, P. Alfonso De la Cruz (Alfonso de la Cruz), el P. Egar Luis Argel Diaz, Vico Valencia y actualmente funge como vicario el P. Juan Camilio Martinez. El primer párroco de la Parroquia Santa Cruz fue el Padre Jaime León García Restrepo, sus predecesores han sido el P. Julio Gomez Ciro, El P.Ivan Rodrigo Cardona Rios (Padre Ivan Rodrigo Cardona Rios) y actualmente el recién llegado, P. Augusto Presiga Moreno (Augusto Moreno), todos pertenecientes a la Asociación Sacerdotal Siervos Del Espiritu Santo.